Denuncian que no se hizo ni una instalación de gas en este año

Página Siete /  La Paz - En lo que va de este año, en el departamento de La Paz no se realizó ninguna de las 28.000 instalaciones de gas domiciliario que se tenían programadas, pese a que hay un presupuesto aprobado para ello, denunció ayer la Asociación de Empresas Instaladoras de Gas Domiciliario (Asegas) La Paz. El sector pide que se haga una auditoría a la Gerencia de Redes.


“De las 28.000 instalaciones que se tienen aprobadas para el departamento de La Paz, no se ha  hecho ninguna y las autoridades no dan respuesta alguna. Exigimos que se garantice la ejecución de estas 28.000 instalaciones en La Paz o que digan dónde está ese dinero o de pronto ya han echado mano a ese presupuesto que ya estaba destinado para su ejecución”, denunció el presidente de Asegas, Ángel Araoz.

Indicó que esta paralización genera perjuicio tanto a  los usuarios como a  las empresas instaladoras. Éstas, dijo, son alrededor de 800 y  están sin operar.

Mencionó que  para este año en el país se había planificado realizar 100 mil instalaciones domiciliarias, pero no se hizo la asignación para ninguna empresa. Ante esta situación, la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), el ente regulador, “brilla” por su ausencia y guarda silencio.

Según Araoz, el manejo que hay en la Gerencia de Redes de Gas es político. Argumentó que la autoridad es un abogado que no tiene nada que ver con el área.

“Las oficinas de Redes de Gas están cerradas, no hay atención. Hay gente que hemos atendido el año pasado, pero hasta ahora no tienen flujo de gas. Hay una mala administración que está perjudicando a la población”, manifestó.

En la última exposición de la estatal petrolera, presentada en marzo de este 2020, se presupuestó una inversión de 64,1 millones de dólares para la instalación de  100 mil redes de gas domiciliario.

De acuerdo con Asegas, también se tiene observaciones a una adjudicación directa que se hizo en el anterior gobierno para la construcción de montantes para gabinetes multifamiliares. Ese trabajo normalmente era realizado por las empresas instaladoras, lo que generó un monopolio.